Home Prende y Aprende Uso Recreativo de Cannabis Por Vía Rectal (O, Lo Que Hice Por la Ciencia)
Uso Recreativo de Cannabis Por Vía Rectal (O, Lo Que Hice Por la Ciencia)
Ad Banner 300 x 250

Uso Recreativo de Cannabis Por Vía Rectal (O, Lo Que Hice Por la Ciencia)

0
0

Uso rectal Los informes científicos y anecdóticos sobre el uso de cannabis por vía rectal son un tanto contradictorios. A veces, la mejor manera de investigar algo es hacerlo tú mismo. En nombre de la ciencia, de Sensi Seeds, y de la integridad periodística, he probado un supositorio de cannabis y he escrito sobre los resultados.

El uso recreativo de cannabis por vía rectal no es un tema del que hubiese oído hablar antes. Puedes encontrar por todas partes a firmes defensores de cualquier otro tipo de ingestión de cannabis, desde los foros de internet y ferias internacionales del cáñamo a los coffeeshops y en cualquier salón un viernes por la noche. Sin embargo, el tema de saborear una subida, o efecto psicoactivo, fuerte mediante la inserción de supositorios no se ha abordado (por lo menos, conmigo). ¿Es el cannabis rectal el último tabú del uso recreativo? Es más, ¿funciona? Sólo había una forma de averiguarlo.

copa-banner

Nunca antes había introducido cannabis, ni tampoco ninguna otra droga, en mis partes bajas. Conozco el concepto, pero nunca me había planteado intentarlo. Cuando fumaba porros, disfrutaba del ritual de elaborar el cono perfecto y sabroso que se consume despacio. Supongo que puede haber un elemento de ritual en el uso de cannabis por vía rectal si uno lo hace con la frecuencia suficiente, pero es poco probable que sea el tipo de cosa que te puede llevar más de veinte minutos en una habitación llena de gente mientras se toman un té. No obstante, algunos amigos son más íntimos que otros, y yo he podido contar con un compañero de laboratorio para mi primera incursión en este nuevo mundo.

Primer paso: Conseguir unos supositorios para uso recreativo por vía rectal

No se trata de un producto que se puede comprar en un coffeeshop, ni en una farmacia, ni siquiera en Ámsterdam. Por suerte pude hacerme con algunos (de una fuente que prefiere permanecer en el anonimato). Estaban elaborados a partir de un concentrado de toda la planta extraído con butano en una base de aceite de coco, lo que les da un olor agradable, casi a chocolate, como los bizcochos de cannabis. Pesan dos gramos cada uno. Les lleve a analizar y los resultados demostraron un 16% de THC y un 1% de CBD, una proporción que, sin duda, produce un efecto psicoactivo si se toma de cualquiera de las formas que conozco.


Resultados de las pruebas del perfil de cannabinoides del supositorio. La línea 2 representa el cáñamo y la línea 3 el supositorio.

Una vez me hice con los supositorios de cannabis, nuestros preparativos fueron dos: los clásicos “estado mental y entorno”. El primero consistió en investigar. He encontrado consejos prácticos, entre ellos “túmbate sobre el costado y dobla una pierna para facilitar la inserción” y “no eches gases durante por lo menos 15 minutos después”. He encontrado informes anecdóticos: “En mi caso, la música empieza a sonar en mi cabeza aproximadamente 1 minuto después de la “administración”; “En cuestión de minutos, sentí una sensación cálida y agradable que invadía toda mi región pélvica”. Y encontré datos científicos que decían que tal vez no funcionarían en absoluto.

¿Qué evidencia científica respalda el uso de cannabis por vía rectal?

Según Allan Frankel, Doctor en Medicina, que ha investigado y escrito sobre la absorción rectal del cannabis, ninguno de lospacientes participantes en la prueba sintió nada cuando probaron el aceite de cannabis en manteca de cacao. El análisis de su plasma reveló niveles de THC y CBD insignificantes. Según Practical Pharmaceutics: An International Guideline for the Preparation, Care and Use of Medicinal Products (Una Guía Internacional para la Elaboración, Cuidado y Uso de Medicamentos), el recto no absorbe las grasas eficazmente. Cualquier sustancia activa en un supositorio debe disolverse primero en el moco acuoso que recubre el recto, y después pasa a la corriente sanguínea; no se puede absorber directamente por la membrana sin atravesar la capa mucosa acuosa. Por lo tanto, las sustancias activas que son lipofílicas (como los cannabinoides) no se deben combinar con un vehículo graso o aceitoso, ya que se reducirá su absorción global. Puesto que prácticamente todos los supositorios de cannabis que he encontrado mencionados en Internet estaban en una base grasa (como el mío), esto debería haber deteriorado su eficacia.

Las venas del recto – superior, media e inferior

Suponiendo que parte del contenido en cannabinoides logra pasar a través de la mucosa, luego circula o bien a través de las venas del recto inferior y medio hasta la vena cava inferior, sin pasar por el hígado; o a través de la vena rectal superior hasta el hígado, donde se produce la metabolización de “primer paso”. Se creía que la falta de psicoactividad era consecuencia de que el THC se saltaba el hígado y por lo tanto no se metabolizaba en 11 hidroxy delta-9 THC(11-OH-THC), que es más potente, y permanece en el sistema durante más tiempo. (Curiosamente, el efecto de muchas drogas y fármacos se reduce en la metabolización de “primer paso”, ¡pero no el del THC!) Cuando se ingiere cannabis, se producen grandes cantidades de 11-OH-THC, por lo que este proceso metabólico determina gran parte de la potencia de la misma dosis cuando se ingiere de diferentes maneras.

banner-post-wsc

La investigación científica más reciente sobre la absorción rectal del THC se publicó en 1991, y utilizó monos macacos cangrejeros. (La gente a la que se lo he contado me ha dicho “¡pobres monos!”, a lo que respondía “¿has visto qué más les hacen a los monos? Estos monos son afortunados.”) Los resultados no demostraron biodisponibilidad rectal del THC, pero cuando el cannabinoide se procesaba para crear una combinación con la molécula de éster hemisuccinato (HS-THC), la biodisponibilidad se disparó hasta el 13,5% y el tiempo medio de permanencia del THC en la sangre fue de 5,8 horas. El hemisuccinato de THC (HS-THC) es soluble en agua, por lo que se disuelve en el moco acuoso.

Un macaco cangrejero, utilizado para experimentos sobre el uso rectal del cannabis

De vuelta a mi experiencia personal con cannabis por vía rectal

A lo que se redujo toda mi investigación teórica fue básicamente a que “las anécdotas nos dicen que podría suceder algo, la ciencia nos dice que no debería ocurrir nada”. Hasta aquí pude llegar con el “estado mental”, así que pasé a ocuparme del “entorno”. Pusimos colchones en el suelo del salón y nos aseguramos de que hubiera suficientes bebidas y tentempiés a mano. Tenía música, películas y libros con ilustraciones interesantes para estimularnos, en caso de hacer falta. Pensaba encender algunas velas, al creer que debía hacer que la experiencia fuera lo más agradable posible después de someter a mi compañero de laboratorio a las descripciones de los experimentos con animales y la mucosidad acuosa rectal, pero los estados alterados y el fuego no van bien juntos por lo que decidí apagar las velas. Para elaborar un informe lo más preciso posible, nos habíamos abstenido de tomar cualquier otra droga o sustancia (incluidas las legales), y puse la alarma del teléfono para que sonará cada media hora e ir registrando la experiencia.

 “¡Por la ciencia!” Brindamos con las dos grandes balas, resbaladizas y de color verde oscuro. Lección 1: insertarlos en cuanto los saques de la nevera, ya que el calor de la yema de los dedos es suficiente para empezar a derretirlos. Sin embargo, esto significa que son básicamente auto lubricantes, lo que no está mal. Nos tumbamos, yo de espaldas y mi compañero de laboratorio de lado, y esperamos.

original_logo2

Después de media hora, me dio la risa tonta. No obstante, podía deberse a la incongruencia de consumir cannabis vía rectal y twittearlo en directo como parte de mi trabajo. En respuesta a un tweet preguntándome cómo iba, intenté analizar lo que estaba experimentando. Tenía una sensación de hormigueo leve, no desagradable, alrededor de la zona cero de aplicación. No era capaz de decir a ciencia cierta si había algún efecto psicoactivo. Mi compañero de laboratorio se había quedado dormido, pero había viajado por la noche de Londres a Ámsterdam y llegado esa mañana. Los datos, de momento, no eran concluyentes.

Un supositorio de cannabis fresco de la nevera

Una hora de experimento: Empieza a subir

Mi compañero de laboratorio seguía dormido y mientras yo le explicaba a la gente en Twitter que no tenía ni SII (síndrome del intestino irritable) ni EII (enfermedad inflamatoria intestinal), que este experimento era puramente de investigación. Una sensación de relajación profunda me inundó, sobre todo en mis piernas y el área pélvica. Basándome en este hecho, creo que el uso de supositorios para aliviar los dolores menstruales podría ser muy eficaz. Me sentía muy tranquila pero no tenía sueño, y al final decidí levantarme e ir a la cocina para cambiar de aires y ver si se dejaban sentir los efectos psicoactivos.

Lo hicieron. Una vez en la cocina, me entraron unas ganas terribles de picar algo y me di cuenta de que los colores y los patrones se acentuaban. Calenté un poco de sopa; los sabores también se potenciaban. Solté una risita pensando en la gran comprensión delDr. Lester Grinspoon cuando tuvo su primera experiencia con cannabis y la pizza que se estaba comiendo se convirtió en la mejor que había probado.

A pesar de ser una subida de cannabis claramente reconocible, lo que estaba experimentando era diferente a lo que he sentido al comerlo, fumarlo o vaporizarlo. Tenía la cabeza despejada y me sentía tranquila y alerta; una subida de tipo sativa sin el potencial efecto cerebral o de confusión mental. Fue muy agradable y para nada abrumadora, sin embargo, no había dudad de que me encontraba en un estado alterado. Los dragos del salón de mi casa tenían un aspecto fascinante. Volver a meterme debajo el edredón fue maravilloso. No sentía ninguna necesidad de otro tipo de entretenimiento. La satisfacción y relajación que sentía se parecían a la que proporcionan los opiáceos, pero sin náuseas ni sensación de disociación.

Una hora y media después: Definitivamente de subida

 Seguía sintiendo los mismos efectos, que parecían haberse estabilizado en lugar de desaparecer o intensificarse. Mi compañero de laboratorio se despertó y me dijo que no estaba seguro de si se sentía algo, aparte de estar muy relajado, pero desde luego tenía ganas de comer algo. Sólo que no estaba seguro de qué. (En retrospectiva, era un claro indicativo de que ¡estaba experimentando los efectos!) La siguiente conversación tuvo lugar:

“¿Te apetece chocolate?”

“No.”

“¿Galletitas de avena con crema de queso vegano?”

“No.”

“¿Quieres… (tengo problemas para recordar que más hay de comer) … quieres tomates?”

“Creo que no.”

“Oh, ¿yogur de piña y soja?”

“SÍ. Eso sí. Oh sí.”

“Definitivamente nos ha subido.”

Devoramos un litro de dicho yogur en menos de tres minutos. Sabía riquísimo. Luego nos volvimos a tumbar y hablamos de la subida. Era fuerte, pero no psicodélica, y profundamente relajante a nivel físico. La mejor analogía es la de meterse en una bañera con agua caliente de la que no quieres salir. Toda la tensión muscular desapareció, teníamos calor y nos sentíamos pesados, pero no teníamos sueño, y el efecto parecía terminar en la parte superior del cuello – literalmente, como si estuvieras metido en una bañera con sólo la cabeza fuera del agua. No obstante, no era un efecto de “quedarte inmovilizado”. Permanecimos alerta y habladores. Aunque el efecto fue de gran alcance, no era en absoluto desorientador ni abrumador.

(Ocurrió algo más que no me esperaba. No había leído nada al respecto en ningún sitio durante literalmente horas de investigación. Así que, querido lector, voy a compartirlo contigo. Después de comer, el sistema digestivo se pone en marcha. Esto puede hacer que te tires pedos. Y si estás experimentando con el uso de cannabis por vía rectal, hace que tus pedos huelan como un cuarto de cultivo de sativas potentes justo antes de la cosecha. No hay de qué.)

banner-postcurativa

 Al día siguiente: Todavía de subida

Además, el efecto duro mucho tiempo. Ninguno de los dos consumimos cannabis con regularidad y por lo tanto ambos tenemos una baja tolerancia. Aun así, no esperaba seguir de subida la mañana siguiente. Después de irme a trabajar, mi compañero de laboratorio se tomó un gran desayuno y volvió a meterse en la cama. Para cuando me envió un mensaje a las 15:00 diciéndome que se acababa de despertar y preguntándome si podía comprar un poco más yogur de piña, yo ya había vuelto, más o menos, a la normalidad. Él tardó varias horas más en sentirse del todo normal. Esto convierte el uso rectal de cannabis, con diferencia, en el método más económico que he probado hasta ahora.

 Hay que investigar más el uso de cannabis vía rectal

Basándome en mi investigación, ¿qué conclusiones se pueden sacar? En primer lugar, no hay manera de que estuviéramos experimentando un efecto placebo. He consumido suficiente cannabis para saber la diferencia. En segundo lugar, aunque no tenía forma de medir el THC en nuestro plasma sanguíneo, os puedo asegurar que había un montón moviéndose por nuestros sistemas endocannabinoides. Entonces, ¿cómo llegó hasta allí? Podemos asumir con seguridad que, por lo menos, alguna cantidad de THC entró en la vena rectal superior y consiguió que se produjese la metabolización de “primer paso” del 11-OH-THC. Mi intención era que esto sucediera, por lo que, literalmente, ese era mi objetivo (a diferencia de los usuarios medicinales, que presumiblemente mantendrían el supositorio más abajo en el recto para evitarlo).

Puede ser que el efecto fuese tan duradero porque cualquier cantidad de THC que se saltase el primer paso cuando entró inicialmente en el torrente sanguíneo a través de las venas rectales inferiores y medias finalmente llegase al hígado, por lo que una segunda fase de metabolización en 11-OH-THC podría tener lugar mucho tiempo después de la dosis inicial.

Sin embargo, para que el THC llegue a cualquiera de las venas rectales, todavía tiene que atravesar la capa mucosa acuosa. Como se ha dicho anteriormente, esto no debería ser posible sin la presencia del éster de hemisuccinato. ¿Podría ser que alguna parte del proceso de hacer el concentrado extraído con butano cause la presencia de HS-THC, o de un éster lo bastante parecido como para permitir que se produzca la absorción? Los experimentos en monos macacos utilizaban sólo THC, no una extracción de la planta entera. ¿Podría la presencia de otros cannabinoides, el “efecto de séquito”, marcar la diferencia fundamental? Sin embargo, los estudios del Dr. Frankel utilizaban aceite de cannabis en manteca de cacao, y no parecen funcionar. El propio médico concluye que se necesita más investigación con el fin de sacar el máximo provecho de este método de administración.

Beneficios del uso de cannabis vía rectal

Después de haberlo probado, se me ocurren diversos beneficios para el uso de cannabis medicinal y recreativo por vía rectal. Está la relajación, profunda y duradera, que sin duda aliviaría el dolor y la tensión muscular. El efecto prolongado de “tener muchas ganas de picar algo”, desde luego, ayudaría a cualquier persona que necesite subir de peso, y el método de administración significa que no hay riesgo de vomitar los estimulantes del apetito orales. La cantidad necesaria para una dosis efectiva es pequeña, y la dosificación es fácil de controlar. También presenta la ventaja sobre los productos comestibles, como las galletas o los dulces, de que es muy poco probable que alguien vaya a ingerir accidentalmente un supositorio cannabis creyendo que es un tratamiento inocuo. Circulan muchas historias de gente que ingiere ”productos medicinales comestibles” por accidente, pero nunca he oído de nadie que se introduzca un supositorio que se ha encontrado por ahí.

Trabajar al día siguiente fue un poco más difícil de lo habitual, pero de ninguna manera imposible. No me habría gustado tener que conducir ni utilizar maquinaria pesada, pero la claridad de la subida estaba bien para escribir, interactuar con los compañeros, ir de tiendas, y hacer la cena. Para las personas que necesitan un alivio efectivo del dolor, sin sentirse incapacitados, sería lo ideal.

¿Qué opinas?

¿Alguna vez has intentado usar cannabis por vía rectal? ¿Cómo fue tu experiencia? ¿Tienes alguna teoría sobre por qué la experiencia contradice la ciencia en esta área? ¡En especial, me gustaría saber lo que opina la gente que tiene más conocimientos de bioquímica que yo! Cuéntamelo en los comentarios.

Fuente: Sensi

tags:

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *